Fundación Ortega Gasset-Gregorio Marañón

Ayuda en Acción frente a la crisis humanitaria de Ucrania y la brecha de género en el mundo

Marta Marañón Medina,  directora de Relaciones Institucionales y Alianzas estratégicas de la Fundación Ayuda en Acción. Patrona de la Fundación Ortega-Marañón

Ayuda en Acción lleva más de 40 años trabajando junto a poblaciones muy vulnerables y desfavorecidas, generalmente en entornos rurales. Actualmente, la organización está presente en más de 20 países del mundo, fundamentalmente de América Latina y África, pero también en España y Portugal. Uno de sus principales valores añadidos consiste en la capacidad que tiene la organización para establecer un nexo entre la respuesta humanitaria y el trabajo de cooperación al desarrollo que se realiza a medio y largo plazo.

La intervención de Ayuda en Acción prioriza la educación y el crecimiento económico, pero considera siempre a la igualdad de género y la promoción de la paz, la solidaridad y los derechos humanos como enfoques imperativos con los que hemos de trabajar.

Dos de los principales desafíos del S.XXI son la emergencia climática y la brecha de género que existe en el mundo y sobre todo en los entornos más pobres. La pobreza sigue teniendo, lamentablemente, rostro de mujer. Las mujeres dependen en mayor medida de recursos naturales como son el acceso al agua y los alimentos, que ahora están amenazados en muchos lugares por el cambio climático. Por ello, Ayuda en Acción trabaja para conseguir que las mujeres puedan conseguir autonomía económica incorporándose a procesos productivos más sostenibles, a la vez que impulsa la participación y el liderazgo de la mujer en las tomas de decisiones a nivel comunitario que afectan a todos los procesos de desarrollo social, económico y ambiental.

Ayuda en Acción aplica también el enfoque de género a los programas que van dirigidos a la construcción de la paz, como en Colombia, y a la necesidad de proteger en conflictos humanitarios como es el caso de proyectos en los que estamos trabajando con migrantes venezolanas, mujeres y niñas, que necesitan protección en países de América del Sur.

En este sentido, la guerra de Ucrania supone un desafío geopolítico de magnitudes inimaginables y de alcance mundial, con gravísimas consecuencias económicas y sociales para muchos países. Ayuda en Acción no podía permanecer indiferente frente a la crisis humanitaria que se ha producido. Por ello, contribuye a canalizar la solidaridad de la sociedad civil española a través de su página web https://colabora.ayudaenaccion.org/espana/es/emergencia-ucrania-ae  para poder apoyar a dos actores humanitarios especializados y presentes en Ucrania desde 2014: ACTED y People in Need. Ambos son socios de Ayuda en Acción en Alliance 2015, una red europea de ocho ONG que ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para permitir que se generen corredores humanitarios con el fin de que se pueda realizar una distribución eficaz de la ayuda y se pueda evacuar a la población civil que lo necesite.

Ayuda en Acción pide que haya la máxima coordinación con los actores humanitarios profesionales sobre el terreno y en España con las autoridades que tienen las competencias así como con organizaciones como CEAR, ACCEM y, por supuesto, Cruz Roja. Es fundamental prevenir y evitar riesgos como el tráfico humano, la explotación sexual, la violencia de género, el abuso y la violencia contra la infancia, el estrés psicológico y el trauma que van siempre asociados a los conflictos bélicos.