Esta web está en desarrollo, tendrás contenido nuevo próximamente X

El Espacio Cultural Ortega-Marañón acoge la presentación del sello de Correos dedicado a la figura de María de Maeztu

Cuando se cumplen 75 años del fallecimiento de María de Maeztu, Correos ha presentado en la Fundación Ortega-Marañón un sello dedicado a esta  brillante pedagoga y educadora que luchó en pro de la defensa de la igualdad de derechos y capacidades de hombres y mujeres a principios del siglo XX. La emisión de este sello se incluye dentro de la serie Efemérides y pertenece a la colección de #8MTodoElAño, dedicada a mujeres emblemáticas en la lucha por la igualdad.

Al acto de presentación, que ha tenido lugar en la Fundación Ortega-Marañón, han asistido su directora, Lucía Sala Silveira, y la directora de Filatelia de Correos, Leire Díez Castro, entre otros. Al finalizar el acto se ha llevado a cabo el tradicional matasellado del primer día.

María de Maeztu nació en Vitoria el 18 de julio de 1881, en una familia de maestras cuyas raíces vascas se entremezclaban con las inglesas y cubanas. Ya desde su adolescencia Maeztu buscó que las mujeres tuvieran las mismas oportunidades intelectuales que los hombres. Como su hermano Ramiro, con el que María colaboró estrechamente, estudió y enseñó durante toda su vida e indagó sobre cómo mejorar ambos procesos.

Con la muerte de su padre, María se trasladó con su madre y sus hermanos a Bilbao donde estudió Magisterio y Derecho y colaboró con su progenitora en la creación de una Residencia Internacional de Señoritas, que posteriormente dirigió entre 1915 y 1936. Dicha institución no solo buscaba talentos femeninos, sino que las alumnas, nacionales y extranjeras, tuvieran acceso al conocimiento más elevado y a la mejor educación. Durante esos veinte años la Residencia de Señoritas recibió a las mujeres más destacadas de la época: desde Marie Curie a María Montessori, de Gabriela Mistral a Clara Campoamor. En este sentido, la Fundación Ortega-Marañón ha inaugurado recientemente la Exposición Motor de igualdad. La Residencia de Señoritas (1915-1936).

Otras iniciativas que llevó a cabo la educadora, como la creación de el Lyceum Club Femenino, confirmaron que se necesitaban más espacios culturales e intelectuales abiertos a las mujeres.

Mujeres independientes y libres

Maeztu trabajó como maestra en diversas localidades españolas donde aplicó métodos de enseñanza novedosos y pedagógicamente avanzados en aquel momento. En un planteamiento tradicional, pero con un enfoque de consciente feminismo y muy audaz, consideraba que la enseñanza era una labor especialmente adecuada para las mujeres y que en ella encontrarían no solo una misión vital sino también una vía para ser más independientes y libres. 

En 1915 se licenció en Filosofía y Letras en Madrid y amplió sus conocimientos viajando por Europa y Estados Unidos becada por la JAE (Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas). El contacto con otros modelos de educación, en particular el británico, y su aprendizaje junto a Unamuno y Ortega y Gasset marcarían sus propias ideas formativas: chicos y chicas juntos, sin castigos ni deberes, con libertad para sus indagaciones y preguntas, sin libros de texto… premisas extrañas y casi revolucionarias entonces.

Conocedora de varios idiomas, gran trabajadora y sobradamente preparada, María de Maeztu fue una mujer adelantada y activa en pro de la defensa de la igualdad de derechos y capacidades de hombres y mujeres.

La Guerra Civil española echó por tierra su trabajo; la apartaron de la dirección de la Residencia de Señoritas y, tras el fusilamiento de su hermano Ramiro, se exilió a Buenos Aires en cuya Universidad impartió clases hasta que falleció el 7 de enero de 1948.

A los sellos dedicados a Clara CampoamorIsabel Zendal, Almudena Grandes, Dolors AleuConcepción ArenalElidà Amigó, María Blanchard, Luisa Roldán (La Roldana) y Maruja Mallo, dentro de la colección #8MTodoElAño, se une ahora el de María de Maeztu. 

Todos los sellos de esta serie han sido diseñados por la artista Isa Muguruza, ilustradora española capaz de crear un universo único que empodera, mediante el arte, la figura de la mujer; una oda a la energía y al cuerpo femenino representado a través de un estilo que mezcla el realismo, la psicodelia y lo metafísico.

Compartir:

El Espacio Cultural Ortega-Marañón acoge la presentación del sello de Correos dedicado a la figura de María de Maeztu

Cuando se cumplen 75 años del fallecimiento de María de Maeztu, Correos ha presentado en la Fundación Ortega-Marañón un sello dedicado a esta  brillante pedagoga y educadora que luchó en pro de la defensa de la igualdad de derechos y capacidades de hombres y mujeres a principios del siglo XX. La emisión de este sello se incluye dentro de la serie Efemérides y pertenece a la colección de #8MTodoElAño, dedicada a mujeres emblemáticas en la lucha por la igualdad.

Al acto de presentación, que ha tenido lugar en la Fundación Ortega-Marañón, han asistido su directora, Lucía Sala Silveira, y la directora de Filatelia de Correos, Leire Díez Castro, entre otros. Al finalizar el acto se ha llevado a cabo el tradicional matasellado del primer día.

María de Maeztu nació en Vitoria el 18 de julio de 1881, en una familia de maestras cuyas raíces vascas se entremezclaban con las inglesas y cubanas. Ya desde su adolescencia Maeztu buscó que las mujeres tuvieran las mismas oportunidades intelectuales que los hombres. Como su hermano Ramiro, con el que María colaboró estrechamente, estudió y enseñó durante toda su vida e indagó sobre cómo mejorar ambos procesos.

Con la muerte de su padre, María se trasladó con su madre y sus hermanos a Bilbao donde estudió Magisterio y Derecho y colaboró con su progenitora en la creación de una Residencia Internacional de Señoritas, que posteriormente dirigió entre 1915 y 1936. Dicha institución no solo buscaba talentos femeninos, sino que las alumnas, nacionales y extranjeras, tuvieran acceso al conocimiento más elevado y a la mejor educación. Durante esos veinte años la Residencia de Señoritas recibió a las mujeres más destacadas de la época: desde Marie Curie a María Montessori, de Gabriela Mistral a Clara Campoamor. En este sentido, la Fundación Ortega-Marañón ha inaugurado recientemente la Exposición Motor de igualdad. La Residencia de Señoritas (1915-1936).

Otras iniciativas que llevó a cabo la educadora, como la creación de el Lyceum Club Femenino, confirmaron que se necesitaban más espacios culturales e intelectuales abiertos a las mujeres.

Mujeres independientes y libres

Maeztu trabajó como maestra en diversas localidades españolas donde aplicó métodos de enseñanza novedosos y pedagógicamente avanzados en aquel momento. En un planteamiento tradicional, pero con un enfoque de consciente feminismo y muy audaz, consideraba que la enseñanza era una labor especialmente adecuada para las mujeres y que en ella encontrarían no solo una misión vital sino también una vía para ser más independientes y libres. 

En 1915 se licenció en Filosofía y Letras en Madrid y amplió sus conocimientos viajando por Europa y Estados Unidos becada por la JAE (Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas). El contacto con otros modelos de educación, en particular el británico, y su aprendizaje junto a Unamuno y Ortega y Gasset marcarían sus propias ideas formativas: chicos y chicas juntos, sin castigos ni deberes, con libertad para sus indagaciones y preguntas, sin libros de texto… premisas extrañas y casi revolucionarias entonces.

Conocedora de varios idiomas, gran trabajadora y sobradamente preparada, María de Maeztu fue una mujer adelantada y activa en pro de la defensa de la igualdad de derechos y capacidades de hombres y mujeres.

La Guerra Civil española echó por tierra su trabajo; la apartaron de la dirección de la Residencia de Señoritas y, tras el fusilamiento de su hermano Ramiro, se exilió a Buenos Aires en cuya Universidad impartió clases hasta que falleció el 7 de enero de 1948.

A los sellos dedicados a Clara CampoamorIsabel Zendal, Almudena Grandes, Dolors AleuConcepción ArenalElidà Amigó, María Blanchard, Luisa Roldán (La Roldana) y Maruja Mallo, dentro de la colección #8MTodoElAño, se une ahora el de María de Maeztu. 

Todos los sellos de esta serie han sido diseñados por la artista Isa Muguruza, ilustradora española capaz de crear un universo único que empodera, mediante el arte, la figura de la mujer; una oda a la energía y al cuerpo femenino representado a través de un estilo que mezcla el realismo, la psicodelia y lo metafísico.

Compartir:

Noticias relacionadas