Fundación Ortega Gasset-Gregorio Marañón

La seguridad vial en la infancia protagoniza el debate de la tertulia organizada por la FOM y Fundación Abertis

En el marco de los encuentros que la Fundación Ortega-Marañón (FOM) impulsa rememorando las emblemáticas tertulias que José Ortega y Gasset convocaba junto con otros intelectuales para abordar lo que llamo los “Temas de nuestro tiempo”, el pasado 28 de enero se celebró en colaboración con la Fundación Abertis un debate enfocado a analizar la seguridad vial en la infancia, al hilo del informe “El impacto de los accidentes de tráfico en víctimas infantiles” que esta Fundación ha publicado con The London School and Economics and Political Science y UNICEF.

Los ponentes en esta ocasión fueron Sergi Loughney, director de la Fundación Abertis; Carmen Molina, directora de Sensibilización y Políticas Infantiles de Unicef; Álvaro Gómez, director del Observatorio para la Seguridad Vial en la Dirección General de Tráfico, y Lucía Sala Silveira, directora general de la Fundación Ortega-Marañón, que en sus palabras de introducción al evento agradeció el magnífico interés que había concitado esta actividad sobre un tema «esencial para la protección de la vida de nuestros menores». Participaron, también, en el debate una amplia representación de instituciones comprometidas con la seguridad vial:  Abertis, UNICEF, DGT, Secretaría de Estado de Planificación e Infraestructuras, Ponle Freno, Aesleme, Asociación Nacional de Seguridad Infantil, Stop Accidentes, CNAE, Fundación Pons o el Centro de Formación para la Seguridad Vial de Naciones Unidas.

El debate puso de manifiesto la necesidad de seguir fomentando la formación y la educación vial en las escuelas. Según datos de este informe, más de 1,35 millones de personas pierden su vida en la carretera cada año en el mundo. Además, los accidentes de tráfico causan entre 20 y 50 millones de lesiones, siendo los países de renta media y baja los que sufren más este fenómeno. Los más vulnerables son los niños hasta los 17 años; cabe destacar que un 22% de las muertes en este segmento de la población son por accidentes de tráfico. A pesar de estas alarmantes cifras, los expertos consideran que existen oportunidades reales para reducir las víctimas por accidentes de tráfico. Para ello, proponen nuevas infraestructuras y mejorar la educación vial. Este grupo coincide que la seguridad vial infantil debe constituirse en una prioridad si se quiere mejorar la situación.

El informe plantea en su apartado de conclusiones posibles soluciones para reducir los accidentes, entre otros, un análisis multifacético del problema, introducción de nueva normativa, mejoras en las infraestructuras e intervención educativa desde el comienzo de la formación de los niños en las escuelas. También advierte de una amenaza que pone a prueba la seguridad vial como es el aumento de la motorización en países de renta media y baja donde existe un entorno vial poco efectivo e inseguro. En el caso de España, el impacto en el PIB de la siniestralidad vial es de 776 millones de dólares.

 

                                     Acuerdos con: